Inicio > Blog > El desafío de la virtualidad en la educación de nuestros niños

El desafío de la virtualidad en la educación de nuestros niños

Publicado por: Bien Raíz

En el contexto del Covid – 19 y el cambio repentino del entorno educativo de nuestros niños, ha generado un desafío inesperado en la manera de aprender. Se ha demostrado a lo largo de los días que los padres, en ocasiones, no estábamos preparados para asumir el reto que la crisis sanitaria nos pone día a día en frente.

La nueva normalidad exige que los niños no regresen a sus colegios o que lo hagan pocas veces a la semana, y es por esto que la educación a distancia o virtual para nuestro niños, cada vez llega con más desafíos y retos en los que no solo aprenden ellos; si no también, padres de familia y maestros.

Los maestros se pusieron en la tarea de actualizar sus conocimientos y metodologías; apuntando todo a la virtualidad como principal herramienta de aprendizaje. Las temáticas giran en lo didáctico, las clases virtuales son más participativas, como si los niños no tuviesen miedo al error; y los trabajos grupales generan un doble grado de compromiso, disciplina, responsabilidad e integración.

Esto puede volverse en una dificultad si no se respetan los límites, y cuando hablamos de límites nos referimos a los excesos  que genera la conectividad; o también la falta de ella puede convertirse en un problema de deserción escolar en corto plazo; si lo vemos desde un problema social en zonas rurales  a las que el acceso a internet  es escaso.

¿Cómo podemos garantizar un proceso de aprendizaje adecuado durante la pandemia? 

Las claves de los procesos de aprendizaje óptimo durante la pandemia, se puede resumir en:

  • El adecuado y constante acompañamiento por parte de docentes y padres de familia.
  • Respetar horarios (tal cual  se hace en los colegios), debe haber horarios establecidos de descanso, refrigerios, y culminación de jornada escolar. *Un estudio demuestra que los niños y los jóvenes tienen procesos cognitivos entre 5 y 6 horas al día, con intervalos de  descanso de 15 minutos cada 2 o 3 horas.
  • Si bien la educación a distancia o virtual requiere de herramientas tecnológicas como tablets, celulares y computadores; es necesario que los elementos que pueden distraer  la concentración de los niños o jóvenes sean regulados por sus padres; recordemos que si se establecen tiempos tal cual la escuela o colegio, este tipo de artefactos no son permitidos durante la jornada a diferencia de la herramienta principal de trabajo.
  • Así como el teletrabajo,  los niños y jóvenes también deben de tener un espacio adecuado para recibir clases o hacer tareas; este debe de ser un espacio tranquilo, iluminado y libre de distracciones que no favorezcan la concentración.

La comunicación constante con el docente es clave y fundamental para nuestros niños y jóvenes;  muchas veces este punto se vuelve en un dolor de cabeza para los padres de familia, ya que ellos no siempre están en las capacidades de abarcar conocimientos como si lo puede hacer un profesor. Despejar dudas antes, durante y después de la sección de clase, garantiza mayor cumplimiento con las tareas planteadas.

Fuente: *CrHoy.com

Facebook icon Twitter icon e-mail icon
5
Average: 5 (1 vote)

 Comentarios

Añadir nuevo comentario